Un asteroide, de unos dos kilómetros de diametro, podría impactar contra la Tierra el 1 de febrero del 2019 con magnitudes catastróficas, como destruir un continente, según cálculos astronómicos conocidos.

El NT7, como es ahora conocido el asteroide, fue visto por primera vez el pasado 5 de julio desde un observatorio de Nuevo México, sur de Estados Unidos, y según los estudios preliminares de su órbita está en curso para chocar contra la Tierra.

"El asteroide es ahora el objeto más amenazante en la historia de la detección de asteroides", estimó el doctor Benny Peiser de la Universidad de Liverpool, en Reino Unido, citado por la cadena British Broadcasting Corporation (BBC) de Londres. En la escala técnica Palermo, que mide el grado de peligrosidad de estos objetos espaciales, el NT7 es el primer asteroide en la historia en recibir un valor positivo. Desde que el asteroide fue observado en Nuevo México, astrónomos de todo el mundo se han dedicado a seguirlo de cerca y han considerado que por su intensidad luminosa, el NT7 podría medir unos dos kilómetros de ancho. Estimaron que el 1 de febrero del 2019, la velocidad de impacto del asteroide contra la Tierra sería de 28 kilómetros por segundo, suficiente para destruir un continente y causar cambios climáticos globales. De acuerdo con los observadores, el NT7 circula alrededor del Sol cada 837 días y su órbita parece inclinarse poco a poco hacia la Tierra, aunque será visible durante los próximos 18 meses sin riesgo a perder su trayectoria.

Expertos del Laboratorio de Propulsión Jet de la Administración Nacional Aeronáutica y Espacial (NASA) en California dijeron que los cálculos son aún vagos y futuras observaciones podrían determinar la órbita precisa del MT7 y probablemente cambiarían las predicciones. "El error sobre nuestro conocimiento actual del lugar donde el NT7 estará el 1 de febrero del 2019 es bastante grande, varios miles de millones de kilómetros", dijeron.